Francia derrotó a Bélgica y jugará su tercera final en un Mundial

La primera semifinal del Mundial de Rusia entregó el duelo de candidatos. Bélgica llegó al compromiso de San Petersburgo con la placa que augura su potencial ofensivo al consolidarse como el equipo más goleador del torneo. Francia, en tanto, arribó al encuentro con la misión de revalidar el brillo de sus estrellas, al contar con el plantel más caro.

En los primeros minutos el que tomó la iniciativa fue el elenco comandado por Roberto Martínez. La categoría de Eden Hazard era la herramienta principal de los Diablos Rojos para amenazar a los galos. El dominio territorial de los hombres de colorado obligaban a los de Deschamps a apostar por los contragolpes interpretados por Pavard, Mbappé y Griezmann.