Familia desaparecida desde que Michael tocó tierra

A medida que el sol salía un día después de que el huracán Michael golpeara el noroeste de Florida, varias personas que resistieron al ciclón en la zona vieron por primera vez su barrios devastados. Otros, mientras tanto, esperaban noticias de sus seres queridos que no evacuaron.

Lo que alguna vez fueron balnearios de arena blanca y pueblos de pescadores se convirtieron en calles inundadas con árboles arrasados y casas destruidas.

Más de 1,3 millón de clientes están sin electricidad en Florida, Alabama, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia y Virginia y algunas personas no han podido contactar a sus familiares desde que Michael tocó tierra en la tarde del miércoles.

En medio de problemas de comunicación, la División de Manejo de Emergencias de Florida estableció una página web para reportar casos de personas que aún no aparecen.