Era empleada autora de la masacre en Maryland

“Normalmente, era una buena persona, pero llegó de mal humor”, dijo un compañero de trabajo sobre Snochia Moseley, la empleada que ayer se quitó la vida tras ultimar a tres personas y herir a tres más en un centro de distribución de medicinas en el condado Harford, 30 millas al noreste de Baltimore, en Maryland.

Originalmente había sobrevivido a los balazos que se causó, pero falleció en el hospital a donde había sido trasladada con heridas en la cabeza, confirmó el alguacil de Harford, Jeff Gahler.

La joven de 26 años se presentó el jueves en una instalación de Rite Aid en Aberdeen, donde trabajaba temporalmente, lista para tomar represalias.

“Ella quería pelear”, agregó su compañero de trabajo Mike Carre, según The Washington Post. “Y luego comenzó a disparar”.

Descrita por amigos y vecinos como una “buena chica”, algo cambió en Moseley el jueves. La joven presuntamente se quejó, disparándole a seis compañeros de trabajo, tres de los cuales murieron. Luego se baleó a sí misma.

La policía más tarde confirmó que el arma 9 mm usada había sido comprada legalmente por ella y registrada a su nombre.

Moseley se encuentra ahora en la pequeña minoría de mujeres que disparan en masa, pues alrededor de 96% son hombres, según los expertos.

“Si nos fijamos en tiroteos masivos en Estados Unidos que han matado a ocho o más personas, todos están hechos por hombres”, dijo a New York Post Adam Lankford, un criminólogo de la Universidad de Alabama en Tuscaloosa.