Dejó la bebida y miren como se puso

A sus 27 años, Jelly Devote es otra persona. 7 años atrás, esta instagramer sueca salía de fiesta con sus amigas 3 veces a la semana, ingiriendo alcohol en cada una de sus salidas y la mayoría de las veces terminaba en estado de ebriedad.

Hoy en día, esta chica asegura que limita su consumo de alcohol a una copa de vino o dos cada 15 días, y la aplaudimos por ello. Pero quizás lo más beneficioso para Devote es ver el cambio impresionante que ha tenido su cuerpo.

Recientemente, la influencer compartió en su Instagram una foto donde compara su físico antes de dejar de tomar en exceso y su físico actual, ¡Y los resultados son impresionantes!

En el post, la sueca atribuye la transformación a un estilo de vida balanceado, todo lo contrario a sus viejas costumbres. Devote solía llenar su estomago con comidas procesadas como papas y gaseosas. Pero fue a los 21 que decidió tomar riendas de su cuerpo cuando vio una foto donde su bikini no la favorecía en lo absoluto.

A partir de ese momento, Jelly Devote comenzó a ejercitarse. Ver resultados en las primeras semanas la motivó a dejar de una vez por todas su ingesta excesiva de bebidas alcoholicas. “Es imposible tener una mente y un cuerpo sanos cuando consumes tanto alcohol” escribió en su publicación.

La chica de 27 años cambió así los tragos por agua. Y realiza una dieta que consta de 6 pequeñas comidas al día compuestas de vegetales, proteínas y grasas saludables, aunque de vez en cuando se da un break para disfrutar de una dona. Después de 4 meses de esta nueva rutina, ¡ha perdido ya 13 kilos!

Ahora esta sueca viaja por todo el mundo como estilo de vida, sin embargo, para ella no es excusa para no entrenar. Siempre lleva en su maleta bandas de resistencia y trata de ejercitarse al menos 5 veces por semana, además, continúa tomando pero con moderación.

“Nunca me he sentido mejor” dice Devote en su red social. ¡Y es que nunca te has visto mejor que ahora! Eres inspiración para todos.

VÍA EL PORTAL La.eonline.com