Se hizo una selfie antes de asesinar a su amiga, pero un detalle en la foto la traicionó

Cheyenne Rose Antoine, de 21 años una joven canadiense de 21 años, fue condenada por el asesinato de su amiga después que la policía descubriera el arma del delito en una foto que subió a las redes sociales.

la joven se declaró culpable este lunes del asesinato de Brittney Gargol, de 18.

El hecho ocurrió hace dos años, cuando Gargol fue encontrada muerta con signos de estrangulamiento en un basurero en Saskatoon, en la provincia de Saskatchewan (en el oeste de Canadá).

Como la narra el portal Infoba.com la joven se convirtió en sospechosa cuando, horas antes del asesinato, subió a Facebook una selfie con la amiga. Esa imagen llamó la atención de los investigadores por un detalle: en la foto Antoine llevaba puesto el mismo cinturón que había sido encontrado cerca del cuerpo de Gargol.

Durante el juicio, Antoine contó que la noche del asesinato se presentó alterada a la casa de otro amigo y confesó haber golpeado y estrangulado a Gargol.

Dijo que se habían emborrachado y habían tenido una discusión. Antoine se declaró culpable, aunque aseguró no recordaba haber matado a su amiga.

“Nunca voy a perdonarme. Nada de lo que diré o haré la traerá de vuelta. Lo siento tanto, tanto… No debería haber sucedido nunca”, dijo en un comunicado leído por su abogado.

Por su parte, Jennifer Gargol, la tía de la víctima, declaró antes de la sentencia: “Casi no hay día en el que no podamos pensar sobre Brittney y lo que paso esa noche, sobre lo que deber haber sentido mientras luchaba por su vida”

Antoine fue condenada a 7 años de cárcel por homicidio culposo.