Chofer de Uber asesinado cubría gastos médicos de su hija, quien padece de cáncer [Video]

SANTO DOMINGO RD-La Policía Nacional capturó a tres hombres que el pasado 29 de diciembre ultimaron a un conductor de Uber, en San Cristóbal, recuperó el vehículo robado a la víctima y detuvo a cuatro personas para fines de investigación.

Como un buen vecino y padre definieron al taxista Fulgencio Mola Paulino de 36 años a quien le fue arreabatada la vida para despojarlo del automovil que había compardo hacían tres meses para laborar en la empresa de servicios de transporte privado Uber.

Los apresados son Ricardo Enmanuel Mena Paredes (a) El Gordo y/o Enrique, de 18 años, residente en Nigua, San Cristóbal; Dauris Omar Féliz, de 18 años, resiente en el sector Lavapies, de la misma ciudad; y Leján Féliz, de 20 años, residente en Gualey, Distrito Nacional.

Los tres admitieron que el pasado 29 de diciembre asaltaron al taxista quien vivía en Las Palmas de Herrera, Santo Domingo Oeste, a quien despojaron de un automóvil Toyota Passa, blanco, modelo 2011, placa A752390.

Mena Paredes (a) El Gordo y/o Enrique confesó que solicitaron el servicio a Uber y esperaron en el parque Piedras Vivas, de San Cristóbal, donde abordaron el taxi. Dijo que luego se dirigieron a Samangola en cuyo trayecto Daurin Omar Féliz le cortó el cuello al taxista Fulgencio, mientras que él lo apuñaló, tras lo cual abandonaron el cuerpo mal herido de Fulgencio en un solar baldío y se marcharon con el vehículo.

Dicho automóvil lo empeñaron en el sector Brisas del Este por la suma de RD$95,000.00. Del dinero obtenido, Mena Paredes indicó que se quedó con RD$25,000.00; le dio 20,000.00 a Omar; RD$25,000.00 a Lejan, y RD$10,000.00 a un tal “Barbú” (prófugo) quien les sirvió de intermediario para empeñar el carro robado.

Para fines de investigación, la Policía detuvo a Pedro Ángel López (a) Pedrito, de 27 años, a quien le fue ocupado el taxi robado; y el cabo policial Johan Nicolás Zabala Alcántara. Ambos fueron las personas que recibieron el vehículo sustraído en calidad de empeño a los antes mencionados, por la suma monetaria ya citada, pues explicaron que se dedican a la venta y financiamiento de vehículos.

También fueron detenidos para ser investigados un adolescente de 17 años y a su madre, de 36. Esta última le compró un teléfono a su hijo, cuyo número fue utilizado para crear la cuenta falsa de usuario con el que solicitaron el servicio de Uber.