Exmujer de José Reyes acusa de intento de agresión a la esposa

NUEVA YORK._ Christina Sánchez, una ex modelo, ex mujer y madre de una hija del pelotero de los Mets, José Reyes, acusó a la esposa del deportista Katherine Ramírez de intentar agredirla en el área de la Corte de Familia de Long Island.

Sánchez hizo la denuncia mientras se encontraban en una vista sobre la pensión que alegadamente Reyes se niega a pagarle para la manutención del vástago que ambos procrearon.

Sánchez dijo a medios locales que ella estaba en un restaurante de la cadena Starbucks en el suburbio de Wetsbury, cuando apareció Ramíre en el momento en que estaba saliendo.

Relató que sujetó la puerta como gesto de cortesía, pero que Ramírez asumió una actitud agresiva, hizo un movimiento como de querer irle encima y la insultó en español, con palabras que ella no entendía por completo.

Ramírez negó la acusación en una entrevista con el tabloide NY Post.

Sánchez busca que la corte aumente a $40.000 dólares mensuales la manutención de la niña, a la que, dijo, el pelotero ha ignorado desde que nació.

El juez programó su decisión para audiencia que fijó para el 19 de enero de 2018.

Ramírez, quien llevó a Reyes a la corte, acusándolo de violencia doméstica y de haberla golpeado en el pent-house, donde viven en Nueva Jersey, señaló que Sánchez, se inventó la historia y que en ningún momento intentó agredirla y menos insultarla, como denuncia la ex mujer de su esposo.

La niña tiene ocho años de edad y Sánchez dice que son muy pocas las veces que el pelotero ha visto y compartido con su hija.

Ramírez usó el abogado defensor de su esposo, Sam Ferrara para negar la versión de Sánchez.

“Sin comentarios”, dijo el abogado. “Lo que le dijeron no está ni remotamente cerca de lo que estoy escuchando que sucedió”.

Este es el segundo enfrentamiento de Sánchez en el restaurante Westbury Starbucks. Fue arrestada allí por cargos de posesión de armas en septiembre después de que casi estrelló su carro Mercedes Benz blanco contra dos autos estacionados.

La ex modelo sacó un nudillo de metal con pinchos (manopla) y un acompañante suyo que es cantante, un estilete rojo y negro amenazando con apuñalar y golpear a los conductores. VÍA EL NUEVO DIARIO