La menor atacada a machetazos mala otra vez por infección

Al parecer los padres se desesperan según lo cuenta el personal médico del hospital Darío Contreras no quienes aún no logran entender las razones por las cuales los padres de la menor que fue amputada por un haitiano, pidieron su alta la tarde de ayer, tras haber sido ingresada por segunda vez, porque presentaba infecciones.

La adolescente de 14 años de edad fue ingresada en el centro hospitalario el pasado viernes en la noche, según informó el director del departamento de comunicaciones, Clarence Veras.

“Ellos me llamaron preocupados y de inmediato procedimos a asignarle una habitación. Le pusimos colchón nuevo y le dimos asistencia, y ella respondió pronto al tratamiento, pero se la llevaron y ni cuenta me di”, dijo el comunicador.

Informó que los padres de la adolescente pidieron su alta, porque alguien, que no citó, fue al centro de salud y les ofreció costear los gastos en un centro privado.

Agregó que por las características del caso, a la niña y los familiares se les ha dado apoyo y atenciones de primera. A mediados de mayo pasado, un haitiano solo identificado como “Jefry” propinó más de 20 machetazos a la joven, a quien la dio por muerta.

Según informaron sus familiares, el haitiano enamoraba a la hermana de la adolescente agredida, de 17 años, pero al darse cuenta que ella no le interesaba tener nada con él, comenzó a enamorar a la de 14. La madre de la agredida, Yajaira García, de 36 años de edad, manifestó que previo a la agresión, escuchó que en varias ocasiones que el haitiano dijo que si su hija no iba a estar con él, no estaría con nadie, porque la iba a matar.

Por estas razones, se le prohibió a la niña salir de la casa, por el temor a que el haitiano cumpliera su palabra, pero en un descuido del padre, esta se fue a bañar al río con unos amigos.

“Al parecer, el haitiano se dio cuenta que solo andaban ellos tres y aprovechó y se apareció de sorpresa, y sin mediar palabras con nadie, comenzó a darle machetazos a la niña”, narró la señora.

La menor vive en el kilómetro 28, en el sector Los Quilombos, barrio Nueva Esperanza, y estudia en el kilómetro 25, pero por la distancia, su padre solo puede llevarla y recogerla tres días.

Comentários no Facebook

Powered by themekiller.com