Un pitbull enfrenta violador en Brooklyn

image_content_7556170_20161201084857NUEVA YORK. Un perro pitbull llamado “Apolo” de cinco meses de nacido, enfrentó a un violador, sujetándolo fuertemente y mordiéndole una pierna, obligándolo a huir y evitar que su ama fuera estuprada.

Maya Fairweather de 18 años, relató al tabloide NY Post el momento de miedo y angustia que vivió hasta que su cachorro logró saltar y atacar a su agresor y salvarla del abuso sexual.

“Él es un buen chico”, dijo Fairweather”, dijo. Explicó que el violador la interceptó en un parque del estadio Red Hook, Brooklyn, mientras paseaba al perro en el área.

“Apolo” mordió al violador en la parte inferior de la pierna y no lo soltó hasta que huyó.

Ella dijo que el pervertido tuvo que sacudir al perro para que soltara su pierna para poder escapar.

“Creo que me salvó la vida y hubiera sido mucho peor, sino hubiese tenido tanta suerte”, dijo la joven.

Fairweather estaba de visita en el apartamento de su novio, Carlos Guzmán, el lunes por la noche y decidió salir a caminar con el perro a las 10:00 de la noche en el área del estadio Red Hook Stadium Park.

“Es un perro dulce, nunca pensé que mordería a alguien”, dijo Fairweather.

Señaló que se puso los auriculares y soltó la correa del perro para poder jugar en el parque por un tiempo.

“Sentí que alguien tiraba de mis auriculares”, recordó. “Pensé que era mi novio agarrándome por los auriculares, así que me di vuelta y sonreí, pero no era mi novio.”

Era un hombre extraño que la agarró por la chaqueta y la empujó al suelo. Empezó a intentar quitarse los pantalones.

“Me caí”, recordó. “Acabo de cerrar los ojos porque dicen que si ves su cara, te matarán. Me quedé helada. Estaba muy asustada”, narra la mujer.

Fairweather había guardado la correa del cachorro en el bolsillo, por lo que calcula que el violador probablemente no se daría cuenta de que estaba protegida por un temible perrito guardián.

“Apolo me ayudó, él vino y lo mordió en la pierna “, dijo.

“Le oí decir f… y pude huir. Corrí al otro lado de la calle y Apolo me siguió. Me estaba protegiendo”, añade la mujer.

Fairweather corrió de regreso al apartamento, donde la hermana de su novio, Destiny Guzmán, de 20 años, la llevó al cuartel de la policía.

Destiny y la madre de Carlos, Sonia Valcárcel, dijeron que inicialmente no querían el perro, pero que ahora, Apollo se las está ganando.

“Realmente nunca quise ese perro. Pero tienes que darle crédito”, admitió la madre.

FUENTE

Powered by themekiller.com