Asesinó a una pareja y le comió el rostro a una de sus víctimas

Michelle Mishcon Stevens y su marido, John Stevens, (a la derecha) y el joven que los asesinó, Austin HarrouffNo fueron todavía determinadas las circunstancias del brutal homicidio. Pero los primeros elementos apuntan a que la droga sintética es la que que transformó a un estudiante en un salvaje asesino.

El pasado 15 de agosto en su casa de Tequesta, a unos 150 kilómetros al norte de Miami, en Estados Unidos. Michelle Mishcon Stevens y su marido, John Stevens, fueron victima de un asesinados y la noticia no sería distinta de las que se dan a conocer todos los días, si no fuera por el modo en que la pareja murió.

Cuando la policía llegó a su domicilio, Michelle Mishcon Stevens yacía muerta, mientras un individuo identificado más tarde como Austin Harrouff, de 19 años, arrancaba a mordizcos  del rostro de John Stevens, tendido en la entrada del garage. Varios oficiales, perros y disparos de taser fueron necesarios para detener al atacante.

El aparentemente aleatorio y doble asesinato salvaje “sacudió incluso detectives de homicidios más endurecidos” que acudieron a la escena del crimen el lunes por la noche, consignó el portal digital norteamericano Miami Herald.